06 enero 2015

Calabacín relleno de pollo

Tras un largo tiempo sin publicar aquí me tenéis de nuevo, mis entregas se demorarán a partir de ahora, no tanto como esta, pero  un poco sí.
Como ya sabréis casi todos, hace algo más de un año me cambié de residencia y eso ha hecho cambiar mi vida al 200%, trabajo, mis hijos (los tres de siempre), casa nueva y estudios para desarrollar mi vida profesional...me llevan al caos culinario...pero ni todo eso no va a lograr apartarme de la cocina.
Os dejo mi calabacín relleno de pollo.



Ingredientes (para 2 personas):

  • 1 calabacín hermoso (o en su defecto dos)
  • 1 pechuga de pollo.
  • 1 cebolla blanca Aparici (si encontráis esta marca ni lo dudéis)
  • 1 tomate natural.
  • 1 pimiento rojo.
  • 1 diente de ajo.
  • Cayena opcional.
  • Mozzarella.
  • Sal.
  • AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra).

Preparación:

Lo primero os muestro el calabacín, regalo de la huerta de mi cuñada Marisol.


Lo partimos a la mitad y lo vaciamos, podemos ayudarnos de una cuchara, cucharilla , ahuecador de patatas...lo que más nos facilite la vida.


Por supuesto reservamos la pulpa, picamos tanto la cebolla, como el pimiento y el diente de ajo.


En una sartén ponemos el AOVE a calentar, cuando esté listo añadimos nuestras hortalizas picadas.


Cuando lo tengamos ligeramente salteado, podemos añadir la pulpa de calabacin o reservarla para un puré, crema o cualquier plato que podamos realizar en poco tiempo, yo en este caso la guardé.
Cuando este un poco hecho añadimos la pechuga troceada.


Salamos y rehogamos, no hace falta (ni debe hacerse por completo puesto que luego va al horno y puede quedar seco).
Rellenamos el calabacín y espolvoreamos con mozzarella en mi caso pero podéis optar por otro queso en función de vuestros gustos, yo juego con este por ser suave y uno de los favoritos en casa...pero cualquier otro de vuestro agrado le dará un toque personal y muy sabroso.


Lo introducimos en el horno, previamente calentado a 200-210º C, unos diez minutos aproximada-mente, los primeros cinco con calor solo por la parte baja y los siguiente arriba y abajo , incluso un par de minutos solo de gratinado. Los que me conocéis ya sabéis que para esto soy  muy pesada, o incluso "brasas" como dicen mis hijos, cada horno es un mundo, os lo puedo asegurar, este me va a matar a disgustos.
Ya solo queda sacarlo del horno y degustarlo.







Con el plato, pan o presentación que deseéis.
Y algo que no cambia ni con la residencia, ni con el tiempo...DISFRUTAD!!!